La barbarie de Gaza

Jesús López-Medel

Con la difusión de imágenes, hay hechos que llegan a millones de personas en todo el planeta. A veces queda también grabada en la mente y el corazón una pregunta: ¿por qué? Los acontecimientos de Gaza y la reacción internacional vuelven a cuestionar la capacidad ilimitada para la crueldad y la anteposición de intereses diversos a razones humanitarias o de justicia.
El vil asesinato por razón de su etnia de niños y seres desvalidos se califica por si solo. No hay razones ni justificaciones. Ante la barbarie, no se puede ser aliado. No es un hecho aislado ni la primera vez de hechos tan repudiables. De nuevo, el sistema anacrónico del veto por un amigo poderoso pone en evidencia los mecanismos de reacción de la ONU ante crímenes contra la humanidad ¿Y la falta de reacción es porque es autor un aliado con el cual están/estamos vinculados por múltiples intereses?
Si la masacre de Gaza la hubieran cometido fuerzas palestinas, ¿la reacción de silencio habría sido la misma? ¿Si hubieran sido autoras células islamistas? ¿O el terrorismo de ETA? ¿O las fuerzas chechenas? ¿O tropas congoleñas fratricidas? ¿Si hubiera sido el Ejército de otro país organizado? No. Esto no tiene justificación en ningún caso ni cualquiera que fuesen los autores y es muy hiriente que quede sin reproche internacional. Si tras el asesinato cobarde de familias indefensas se producen por el bando contrario reacciones sanguinarias, ¿lo condenaríamos? ¿Estaríamos legitimados para ello?
Tras los ataques despiadados a la población del Líbano en julio, expresé mi comprensión con el sufrimiento histórico del pueblo judío pero advirtiendo que ni eso ni la excusa de la lucha contra el terrorismo justifican tales excesos. Además se vuelven en contra.
Ahora reitero mi indignación por los hechos y por la falta de reacción. Si los intereses siguen primando sobre las conciencias y el sentido de humanidad, algo está muy en crisis. Algunos volverán a reprocharme que la política tiene coordenadas que yo no comprendo. Y volveré a pensar que no quiero entender ni admitir que la política es solo el arte del cinismo y de la deshumanización.

Fuente: El Periódico de Catalunya

1 respuestas:

akiko dijo...

Wow...que opinion...

A veces es incrompensible como el ser humano es capaz de ciertas cosas.

De la barbarie contra otros seres humanos, Violaciones de lo derechos humanos o violaciones físicas/emocionalos contra otro ser humano. El derecho a creerse más que los demás y creer que por unos pesos más sos elegido por una raza superior.

Justamente hoy estaba hablando de estas cosas con mi padre.

Creo que el mundo está cada vez más loco, y el ser humano le acompaña a la par: en un camino sin retorno.

De eso, no me cabe la menor duda.

Ah...Que reflexión, hoy ando inspirada, dani ñ.ñ

Saludos!